Tito Garza Onofre
29 nombres de algunos de los muchos gatos de Carlos Monsiváis

image

·      Ale Vosía,

·      Ansia de Militancia,

·      Carmelita Romero,

·      Caso Omiso,

·      Catástrofe,

·      Catzinger,

·      Chocorrol,

·      Copelas o Maullas,

·      Eva Siva,

·      Evasiva,

·      Fetiche de peluche,

·      Fray Gatolomé de las Bardas,

·      Fobia,

·      Lalito Montemayor,

·      Miau Tze Tung,

·      Miss Antropía,

·      Miss Oginia,

·      Mito Genial,

·      Monja Desmecatada,

·      Monja Beligerante

·      Nana Nina Ricci,

·      Peligro para México,

·      Pío Nonoalco,

·      Posmoderna,

·      Recóndita Armonía,

·      Rosa Luz Emburgo,

·      Victoria Sobre el Fraude,

·      Voto de Castidad,

·      Zulema Maraima,

Bolaño sobre el feminismo en México, en 2666

"Es difícil ser feminista en México. Si una tiene dinero, no es tan difícil, pero si es de la clase media, es difícil. Al principio, no por supuesto, al principio es fácil, en la universidad, por ejemplo, es muy fácil, pero cuando van pasando los años cada vez es más difícil. Para los mexicanos, sépalo usted, el único encanto del feminismo radica en la juventud. Pero aquí envejecemos aprisa".

Conversación entre Guadalupe Roncal y Oscar Fate, 2666, Anagrama, Barcelona, pág. 378.

La Teoría del Derecho anglo-americana que se enseña según William Twining

Dworkin, Hart, Kelsen, Rawls y Raz, Austin, Bentham, Fuller, Holmes, Llewellyn, MacCormick, Pound, los Critical Legal Studies y la teoría jurídica feminista.

whystudywhenicanmeme:

When my evidence professor talks about Law and Order

whystudywhenicanmeme:

When my evidence professor talks about Law and Order

El abogado o el político, fuera de su país de origen, tienden a la deriva como un pez fuera del agua, al menos por un tiempo. Mientras que un escritor fuera de su país natal pareciera tener alas.
Roberto Bolaño
La magia en la Constitución por Ivonne Garza

Ivonne Garza: La magia en la Constitución

Opinión Invitada
7 Feb. 14

En febrero hay dos cosas que inevitablemente viven los mexicanos y las mexicanas: el aniversario de la Constitución y el día de San Valentín. Creyentes o no de estas fechas, resulta casi imposible no percatarse de la existencia del 5 y el 14 de febrero en nuestros calendarios, el día de asueto está siempre presente y las calles empiezan a verse en tonalidades de rojo y rosa.

La comercialización del amor y la amistad nada nos dice de si realmente amamos o somos buenos amigos y amigas. Las constantes reformas a nuestra Constitución sólo la disfrazan cada vez más de lo que como país pretendemos ser, pero no somos.

Sin embargo, año con año ahí nos encontramos, regalando flores y globos, presentando iniciativas con la convicción de que serán el cambio tan anhelado que el País exige.

Y es que a pesar de su longeva vida, de la Constitución que parimos en 1917 nos queda ya muy poco. Según lo señala Viridiana Ríos en su artículo “Rarezas constitucionales”, después de 561 reformas, tan sólo 27 de los 136 artículos que la componen se mantienen intactos en su texto. La Constitución está tan comercializada como el amor y la amistad.

Entre otras cosas, la Constitución parece cada vez más una saga de ficción y menos una realidad. La lectura que sugiere mi amigo Tito de nuestra Carta Magna, a partir de la famosa serie Harry Potter, escrita por J.K. Rowling, parece confirmarnos el pensamiento.

Los mexicanos y las mexicanas tenemos en la Constitución todos los volúmenes de la serie: Harry Potter y las piedras preciosas en los yacimientos como dominio directo de la Nación (Artículo 27), Harry Potter y la Cámara de Diputados y la de Senadores (Artículo 50), Harry Potter y el aprisionado por deudas de carácter puramente civil (Artículo 17), Harry Potter y la Fiscalización Superior de la Federación (Artículo 79), Harry Potter y el Orden Público (Artículo 6), Harry Potter y el Misterio del Principio Pro Persona (Artículo 1), y Harry Potter y las Reliquias del Constituyente de 1917 (Preámbulo). Somos todos y todas, ciudadanos de la magia legislativa viviendo en un país de muggles.

Para nuestra fortuna, el martes pasado el Senado nos regaló un buen conjuro al aprobar por unanimidad el retiro de la reserva a la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas fijada por México al ratificar el tratado en 2002. Con base en la reserva, el Gobierno mexicano reconocía el fuero de guerra y le negaba su carácter de jurisdicción especial.

Desde el martes, la prohibición de que agentes militares sean juzgados en el fuero militar encuentra su fundamento expreso en nuestra Constitución y en el texto del tratado internacional ya mencionado, además de los reiterados y vastos criterios jurisprudenciales de la Corte Interamericana y de nuestra Suprema Corte de Justicia de la Nación en la materia.

El rol protagónico que tiene nuestra Constitución en el capítulo de Harry Potter y el Misterio del Principio Pro Persona (Artículo 1) parece ser uno en el que al fin los mexicanos y las mexicanas empezamos a escribir algo con amor y amistad, a pesar de que la desaparición forzada nos ha dejado sin grandes aurores en la historia y nos ha nublado la esperanza con mortífagos y dementores que les protegen.

Nuestra Constitución cumplió 97 años esta semana. Con ello, nuestro máximo ordenamiento jurídico se posiciona como una de las Constituciones más viejas y más reformadas del Continente Americano.

En febrero hay dos cosas que casi inevitablemente cambian la vida de los mexicanos y las mexicanas: el aniversario de la Constitución y el Día de San Valentín. Creyentes o no de estas fechas, dejemos de lado la ficción y la comercialización para conmemorar sus verdaderos significados.

Atrevámonos a ser más que Ministros y Ministras de Magia, en nuestro país que exige una Constitución librada de ficción y materializada en derechos y realidades justas.



La autora es abogada egresada de la Facultad Libre de Derecho.

ivonnegarza@gmail.com

-
Publicado en el periódico El Norte el día 7 de febrero de 2014.

#ayerterminé #libros2014 

#ayerterminé #libros2014